Rebelion. El síndrome de Hamlet


Via Scoop.itLa revolution de ARMAK

Desde que un lejano 30 de enero de 1649, el tiránico rey de Inglaterra Carlos I observó con impotencia como el verdugo le separaba la cabeza del resto del cuerpo, las monarquías de todos los reinos viven bajo los efectos de una rara enfermedad. La dolencia se acrecentó siglos más tarde cuando Luis XVI y María Antonieta perdieron su barroca compostura al sentir el silbido frío de la guillotina sobre sus cuellos. Fue así como el mal acabó convertido en una pesadilla crónica. Me refiero, claro está, al Síndrome de Hamlet, una extraña afección que, cada vez que se detecta un leve enfriamiento en la veneración de sus vasallos, provoca en los monarcas una irresistible inclinación a emular al Príncipe de Dinamarca y debatirse angustiados entre las dudas del ser o no ser.
Via www.rebelion.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: