Los aviones espía más «secretos», descubiertos por astrónomos aficionados


Los aviones espía más «secretos», descubiertos por astrónomos aficionados

Dos franceses son capaces de fotografiar y detectar la posición de satélites militares norteamericanos en un auténtico desafío al Pentágono

ABC / madrid
Día 22/06/2011 – 14.11h

Hace aproximadamente un año, astrónomos aficionados ponían en un brete a la Fuerza Aérea de Estados Unidos al descubrir la órbita de un misterioso avión espía llamado X-37B, apodado «baby-shuttle», que las autoridades se habían esforzado por mantener en el más riguroso de los secretos. Tanto que ni siquiera se sabía con certeza cuál era su misión.

Ya sea por simple curiosidad o como un reto de inteligencia y perspicacia -¿a quién no le emociona ser capaz de desafiar al Pentágono?- ciudadanos anónimos con la única arma de sus telescopios no solo fueron capaces de encontrar la nave en el espacio sino que, además, publicaron imágenes y vídeos en internet.

Ahora, la historia vuelve a repetirse, aunque los satélites espía fotografiados son aún más. Los autores son los astrofotógrafos franceses Thierry Legault y Emmanuel Rietsch, unos auténticos cazadores de fenómenos astronómicos que también atinan a descubrir en el cielo lo que los gobiernos intentan mantener oculto en todo momento.

Los aviones espía más secretos, descubiertos por astrónomos aficionados

El X-37B

Las imágenes de estos artefactos pueden contemplarse la web de Thierry y en otros sitios de la Red. Una de ellas corresponde al famoso X-37B y fue tomada el pasado 21 de mayo. Llama la atención la continua presencia de este pequeño avión de casi nueve metros de largo bajo los focos, cuando fue construido y lanzado bajo un secretismo tan grande que disparó las especulaciones en torno a una posible militarización del espacio. También hay colgadas fotos del USA-186 Keyhole y del Lacrosse-3, también norteamericano.

Un telescopio modificado

El espacio está plagado de satélites espías de distintos tamaños destinados a fines militares, antiterroristas y quién sabe a qué más. Qué es lo que hacen y dónde se encuentran exactamente es algo absolutamente secreto, pero estos dos aficionados franceses solo necesitan un telescopio Takahashi EM400 modificado, una cámara de vídeo y algún que otro instrumento más para conocer exactamente cuál es la posición de algunos de estos satélites.

No solo se trata de desafiar al Pentágono. Legault y Rietsch también tienen hermosas imágenes de la Estación Espacial Internacional (ISS), incluida una caminata espacial, con el mérito de de haber sido tomadas desde la Tierra, y de espectaculares eventos astronómicos. Una visita a su página web confirma su fantástico trabajo.

EE.UU. lanza su segunda nave espacial secreta

La Fuerza Aérea se ha limitado a explicar que efectuará pruebas sobre nuevas tecnologías de satélites, sin revelar más detalles

ABC / madrid
Día 07/03/2011 –

El pasado mes de abril, la Fuerza Aérea EE.UU. lanzó desde Cabo Cañaveral (Florida, EE.UU.) una pequeña nave no tripulada que despertó un gran interés por su extremo secretismo.

El avión, denominado X-37B y conocido como «baby-shuttle», sobrevoló la Tierra durante 270 días con un motivo incierto y una misteriosa trayectoria que, irónicamente, pudo ser descubierta por astrónomos aficionados.

La noche del sábado, los militares norteamericanos volvieron a poner en órbita un segundo aparato experimental, el X-37B Orbital Test Vehicle 2, de nuevo sin dar detalles sobre la misión. Lo único que ha trascendido es que el avión probará sistemas y sensores de satélites.

Lanzamiento de la nave

X-37B Orbital Test Vehicle 2, de 9 metros de altura, despegó el sábado por la noche sobre un cohete Atlas 5 con un día de retraso sobre lo previsto por las malas condiciones meteorológicas.

Se trata del segundo avión no tripulado de estas características que Estados Unidos lanza al espacio. El primero fue enviado al espacio la pasada primavera y aterrizó en California en diciembre de 2010. Los resultados de su trabajo permanecen como “material clasificado”.

Astrónomos aficionados descubrieron su trayectoria en varias ocasiones y aseguraron que había sobrevolado Afganistán, Pakistán, Corea del Norte e Irak, entre otros países, lo que podría convertirlo en un avión espía.

Totalmente autónomo

Los X-37B son aeronaves similares a los transbordadores espaciales aunque más pequeñas y totalmente autónomas. “No hay nadie controlando con un mando el vuelo desde la Tierra”, afirmó el teniente coronel Troy Giese, al presentar el primer vuelo el pasado año. La Fuerza Aérea de EE.UU.

no ha revelado más detalles sobre la misión de este avión robótico que podría pasar nueve meses en el espacio. El secretismo que rodea a estos aviones ha disparado las especulaciones en torno a que los «baby-shuttle» constituyan un paso adelante en la militarización del espacio.

El aparato X-37B es uno de los proyectos más misteriosos del Pentágono, que nunca ha querido dar explicaciones sobre su misión
Pulse para ver el video
El rastro luminoso del X-37B / Spaceweather
¿Cómo es el «Baby-shuttle»?
No se sabe apenas nada de las características de la misteriosa nave lanzada por la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Lo único que el Pentágono ha dado a conocer es que mide casi nueve metros de largo, tiene una envergadura de 4,5 metros y pesa 5.000 kilos. Puede volar de forma independiente durante nueve meses. Más allá de estos detalles básicos, el avión espacial es un misterio. El secretismo ha disparado las especulaciones en torno a que el X-37B consitituya un paso adelante en la militarización del espacio, un asunto realmente polémico.
El transbordador robotizado comenzó como un proyecto de la NASA en 1999, pero después pasó a jurisdicción militar. Cuando termine su primera singladura, la nave volverá a la base militar de Vandenberg, en California.
Los responsables de la misión se negaron en su día a confirmar la fecha de regreso. Posiblemente no contaban con que más ojos de los esperados observarían la trayectoria de su ingenio.
JUDITH DE JORGE | MADRID
Actualizado Miércoles , 26-05-10
Tanto secreto para nada.
El pasado mes de abril, la Fuerza Aérea de Estados Unidos lanzó desde Cabo Cañaveral una pequeña nave en la que se han invertido años de trabajo y una fortuna nunca confesada, y cuya misión y objetivos se han mantenido en la más absoluta confidencialidad. Bautizado como X-37B pero apodado «baby-shuttle», se sospecha que pueda tener fines militares, un punto que nunca ha sido confirmado por fuentes oficiales.
La cuestión es que, ironías del destino, la órbita de este avión tan misterioso ha sido detectada de forma accidental por astrónomos aficionados que no han dudado en hacerla pública, hasta el punto de que cualquiera puede acceder a alguna de las webs con fotos y vídeos y seguir su trayectoria, incluso desde el teléfono móvil.
El primero en descubrir la nave fue el canadiense Kevin Fetter, miembro del grupo de astrónomos aficionados Heavens-Above, cuando escudriñaba el espacio con su telescopio en busca de satélites fuera de servicio.
Se encontró con algo mucho mejor, el X-37B. «Lo vi por suerte, porque estaba apuntando a cierta área del cielo», señaló al periódico The Globe and Mail. Fetter reveló que la nave orbita a 410 kilómetros de altura y completa un giro al planeta cada 90 minutos.
En órbita sobre AfganistánEl “Baby shuttle” se sitúa a una órbita de 40 grados, lo que lo coloca en ruta sobre Afganistán, Pakistán, Corea del Norte e Iraq, entre otros países. Una órbita utilizada normalmente por satélites espías, lo que puede ser una prueba de que ésta es la primera misión del aparato.

Astrónomos aficionados encuentran la nave espacial secreta de EE.UU.

Prototipo del avión / NASA
Fetter no ha sido el único astrónomo aficionado en dar con el ingenio espacial. Greg Roberts, de Cape Town, Sudáfrida, y Ted Molczan, de Toronto (Canadá) también han fotografiado la órbita de la nave, imágenes que pueden verse en Spaceweather.com. Aseguran que la nave es tan brillante como algunas de las estrellas de la Osa Mayor.
Hasta ahora, el Pentágono ha guardado silencio sobre el X-37 B. Fabricado por Boeing, las especulaciones barajan posibles aplicaciones de espionaje, recolocación de satélites o incluso bombardeo de remotos objetivos. los responsables de la misión se negaron en su día a confirmar la fecha de regreso del aparato, pero, seguramente, su aterrizaje ya no será una sorpresa para nadie..
Anuncios
Comments
3 Responses to “Los aviones espía más «secretos», descubiertos por astrónomos aficionados”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] LOS AVIONES ESPÍA MÁS «SECRETOS», DESCUBIERTOS POR ASTRÓNOMOS AFICIONADOS […]

  2. […] Los aviones espía más «secretos», descubiertos por astrónomos aficionados « DIRECTORIO de NOTI… […]

  3. […] Los aviones espía más «secretos», descubiertos por astrónomos aficionados « DIRECTORIO de NOTI… […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • GRUPO ODELOT

  • NOTICIAS ALTERNATIVAS

A %d blogueros les gusta esto: